Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Son of Saul

saul
Título internacional  Saul fia
Sección  GRAN ANGULAR
Nacionalidad  Hungría
Año 2015
Duración  107 min
Idioma original  Húngaro, yiddish, alemán, ruso, polaco
Dirección  László Nemes
Guión  László Nemes, Clara Royer
Montaje  Matthieu Taponier
Fotografía  Mátyás Erdély
Música  László Melis
Producción  Gábor Sipos, Gábor Rajna
Diseño de producción  László Rajk
Intérpretes  Géza Röhrig (Saul Ausländer), Levente Molnár (Ábrahám), Urs Rechn (Oberkapo Biederman), Todd Charmont (hombre barbudo), Sándor Zsotér (Doctor), Marcin Czarnik (Feigenbaum), Jerzy Walczak (Rabbi)
Compañía productora  Laokoon Filmgroup
Compañía distribuidora  Films Distribution
Sinopsis  

Uno de los aspectos más atroces de los campos de exterminio nazis durante la Segunda Guerra Mundial fue la creación de los infames Sonderkommandos: grupos de prisioneros judíos encargados de ayudar a los oficiales alemanes a organizar las ejecuciones de sus compañeros. Algo que tampoco suponía en absoluto que no acabaran abocados al mismo destino, ya que un Sonderkommando podía disolverse en cualquier momento. Saul es un prisionero húngaro asignado a uno de estos grupos, casi insensibilizado ya al horror y la muerte sistemáticos que le rodean. Pero cuando debe enterrar el cuerpo de un niño que podría ser su hijo, toma la decisión de encontrar a cualquier precio a un rabino que pueda darle apropiada sepultura, aunque ello quizá le cueste la vida.

László Nemes, colaborador habitual de Bela Tarr, desafía todas las convenciones y tópicos cinematográficos al uso, obligando al espectador a asumir el punto de vista de su protagonista, con cámara subjetiva al hombro y sin música incidental alguna, para sumergirle en la pesadilla misma del día a día de un campo de exterminio. Son of Saul, comparada con el clásico Masacre. Ven y mira de Klimov, ha sido saludada ya como toda una obra maestra allí donde ha sido vista.