Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Hlynur Pálmason: "Buscaba confrontar dos tipos de amor incondicional"

Votos

(Total de votos recibidos 31)

(Puntuación 3,00)

palmason
El director islandés de A White, White Day, primera película en exhibirse dentro de la Sección Oficial a concurso de este 57 FICX, presentó hoy su trabajo a los medios en Gijón.
La obra, su segundo largometraje tras Winter Brothers (2017), representa a Islandia en los Oscars de este año. A White, White Day se centra en el personaje torturado de Ingimundur (Ingvar Sigurðsson), un policía viudo y retirado, y sobre todo en la relación con su pequeña nieta. Al presentar su peculiar universo, Pálmason buscaba "trabajar con dos tipos de amor incondicional", y así confrontar "lo que se siente hacia un hijo o un nieto y el amor entre amantes". La película acabó tomando forma "al colocar la idea en ese día blanco del título" y escribir el guión pensando en Sigurðsson, antes protagonista de su corto En maler (2013).

Como el grueso de cineastas que han despuntado en su país durante los últimos años, los Rúnar Rúnarsson o Dagur Kári, Pálmason refleja en el paisaje gélido el árido carácter y el universo interior de su protagonista masculino. En este caso, del mismo modo que en su ópera prima, el tratamiento en celuloide confiere un tono especialmente melancólico. Según sus palabras, tiende a "crear un mundo que luego debería permitirnos tener la experiencia interior del personaje a través de lo que lo rodea", un proceso laborioso que le llevó a filmar la secuencia inicial, con las estaciones pasando a través de la casa, durante más de dos años.

Para ponerlo en escena apuesta por rodearse de personas cercanas. Además de sus allegados Maria von Hausswolff y Julius Krebs Damsbo, directora de fotografía y montador, que tienen "una comprensión muy profunda" de su mundo, la niña Salka está interpretada por la propia hija del cineasta (Ída Mekkin Hlynsdóttir). Como considera que sus producciones siempre han sido "cercanas e íntimas", y que además su hija “está acostumbrada a jugar” gracias a sus trabajos previos en vídeo o fotografía, apuntó que “no sería fácil haber encontrado a otra persona” para el papel. Ahora podemos apreciar estos vínculos en las pantallas de Gijón.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2019