Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ignacio Armada: “Queremos hacer referencia al papel del guionista en la industria audiovisual”

Votos

(Total de votos recibidos 22)

(Puntuación 2,95)

SGAE
Por tercera edición consecutiva, el FICX volvió a acoger el fallo del premio de guión anual Julio Alejandro de la SGAE, prueba del vínculo entre el festival y la sociedad de autores.
Para presentar a los finalistas del galardón, cuya entrega tuvo lugar una vez más durante la gala de inauguración del festival, comparecieron ante los medios Ignacio Armada, representante de la Fundación SGAE, y Alejandro Díaz Castaño.

El premio homenajea al desaparecido escritor responsable, junto a Luis Buñuel, del texto de Viridiana (1961). En palabras de Armada, tras dieciséis años haciendo la convocatoria, la SGAE cree que es “la manera de hacer cantera” y de “estimular al guionista”, lo que supone una de sus principales iniciativas como institución, para “hacer referencia a su papel en la industria audiovisual”. Este año, en lo que considera una fórmula cada vez más habitual, porque “ya no se escribe en soledad”, tres parejas de guionistas aspiraban a conseguir el galardón. Como finalistas, Isabel Sánchez y Violeta Salama, con No sea tu falta; y Aitor Echeverría y Pep Garrido, con Desmontando un elefante. Y ganando la dotación de 25.000 euros, los vascos Javier Félix Echániz y Asier Guerricaechebarría, gracias al texto de Sorbeltz.

Sánchez y Salama cuentan en No sea tu falta la historia de Alegría, una mujer judía de 52 años que vive en Melilla y siempre ha estado en conflicto con su identidad personal, para revelar, a través de “mujeres de distintas culturas”, que “sus religiones son en realidad parecidas”. Salama, tras cinco años intentando contar este relato, no pudo darle forma “hasta que encontré a otra guionista”. El proyecto de ambas, que arrancó en el laboratorio de SGAE, está actualmente buscando formas de llevarse a cabo.

Por su parte, Echeverría y Garrido ya están presentes en este 57 FICX con Sin techo, que se estrena en la Competición Internacional Rellumes. La peculiaridad es que, mientras en aquella película Pep Garrido codirige junto a Xesc Cabot y Aitor Echevarría se ocupa de la fotografía, este proyecto está llamado a ser dirigido por el último. Según sus palabras, “es natural que un cineasta en sentido amplio pueda abarcar muchos campos”. Desmontando un elefante se acerca a la cuestión del alcoholismo a través del personaje de Marga, obligada a desintoxicarse después de un accidente tras muchos años llevándolo en secreto. Sus intereses no son tanto mostrar ese proceso como “lo que sucede en la familia cuando desaparecen las inercias”, a través de una estructura elíptica. Su deseo es rodarla en 2021.

Para finalizar, los ganadores de la dotación comparecieron para hablar de su proyecto. En Sorbeltz, que en euskera quiere decir “vencejo”, el protagonista es un superviviente nato, al que apodan con la palabra del título porque “siempre sale de las situaciones complicadas”. Ambientada en 1985, en la Euskadi “de los años de plomo de ETA, de la reconversión industrial y del rock radical vasco”, la película se basa en la creencia de que la campaña de la banda terrorista contra el narcotráfico “no fue tanto una cuestión de limpieza como una disputa de territorios”. Así, pretende ser “un thriller de gangsters”, que definen, “salvando las distancias”, como “un cruce a la vasca entre Muerte entre las flores y Atrapado con su pasado”. El galardón de la SGAE les ayudará a darle forma cinematográfica a esta recreación de época.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2019