Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ramón Lluís Bande: "Hotel Asturies es una película de intervención cultural"

Votos

(Total de votos recibidos 34)

(Puntuación 3,06)

ramonlluis
Ramón Lluís Bande presentó al público de Toma 3 en Una Mahou con… su nuevo trabajo Hotel Asturies, que propone una reflexión colectiva hacia el cine asturiano y su identidad.
Bande, todo un clásico del FICX, repite presencia en en el festival gracias a un proyecto surgido precisamente de la coincidencia de varios cineastas asturianos en su edición de 2018. Cuando entonces invitó a sus compañeros a reflexionar sobre lo que había en común en sus obras, “la forma vino sola”. El referente estaba claro, Room 666 (Wim Wenders, 1982). Si en aquella obra el director alemán invitó a una serie de cineastas internacionales a reflexionar sobre el futuro del cine durante el Festival de Cannes, en Hotel Asturies Bande repite la fórmula ciñéndose exclusivamente a autores locales, proponiendo lo que define como “puesta en abismo”. Si allí había de fondo una televisión, aquí es un iPad con el documental Así es Asturias (Juan Antonio Cabezas, 1963), cuyas imágenes usó, además de para aportar una serie de claves territoriales, para “enlazar esta película de entretiempo con mi siguiente trabajo”.

El proyecto pretende reflexionar sobre “si existe un cine asturiano y qué características tiene”. ¿Los nueve invitados a la habitación? Diego Llorente, Eliana Álvarez, Juan Caunedo, Marcos M. Merino, Pablo Casanueva, Elisa Cepedal, Fernando Lorenzana, Luis Trapiello, Tito Montero y Javier Rebollo, este último ajeno al cine asturiano, pero que Bande considera “un amigo con mucha capacidad para resumir en pocos conceptos cualquier idea que tenga relación con el cine”, lo que le parecía interesante para otorgar un cierre a una obra con ideas “alejadas de una mirada unidireccional”. En Hotel Asturies se mezclan voces para las que Asturias es “más que un territorio y un tema”, caso de Cepedal o Merino, con otras sin relación con el territorio, como Álvarez o Caunedo. Para afinar esta reflexión y dotarla de planteamiento político, Bande pretende “hacer público este debate y llevarlo a los medios e instituciones”, a través de un mediometraje que define como “de intervención cultural”, y que “devuelve una imagen de los cineastas que tiene mucho que ver con ellos, pero también con el cine que hace cada uno”.

Considera que en Asturias “apenas existe ninguna política cinematográfica”. Ante esto, cree que hay que “sobreponerse y llevarlo a nuestro favor”, para que las circunstancias adversas “impriman cierto estilo a las películas”, buscando un cine imperfecto en vez de ocultar esa precariedad. Así empezará a tenerse en cuenta una cinematografía, la asturiana, que hoy necesita “generar relatos propios para seguir existiendo”, y tener en cuenta su pasado traumático para demostrar que “aún no está clausurado y sigue teniendo un peso importante en el presente de los asturianos”, a falta de la llegada del “ecosistema que ponga en relación las películas con sus espectadores naturales”.

Para seguir la reflexión, se proponen dos eventos dentro del 57 FICX. El único pase de Hotel Asturies, de entrada libre, el próximo miércoles 20 a las 20:15 en los cines Yelmo. Y un encuentro del audiovisual asturiano, también abierto y con el propio Bande, el jueves 21 a las 12:30 en el Antiguo Instituto.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2019