Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Emma Tusell: "Vídeo Blues ha sido un parto de cuatro años de gestación"

Votos

(Total de votos recibidos 26)

(Puntuación 3,04)

rueda video blues
La directora y el equipo de Video Blues, presente en la Sección Oficial de 57 FICX fuera de concurso, hablaron de su película ante los medios. Junto a ellos, Alejandro Díaz Castaño, que no dudó en definirla como “una de las obras más impactantes de la programación”.
En su primer largometraje como directora desde que debutara con La habitación de Elías (2005), Emma Tusell vuelca su universo personal y familiar. Un proceso que definió como “el tercer parto de mi vida, de cuatro años de gestación”, en referencia a sus dos hijos. La película explora una serie de grabaciones familiares de su padre, el mítico productor Félix Tusell, para reflexionar sobre sí misma. “Mi padre murió cuando yo tenía diez años, y le he conocido a través del material que nos grababa de niños”, a partir de lo cual “le di un valor especial a las imágenes de cine y vídeo”. Años después, cuando su madre fue diagnosticada con una enfermedad mortal, “fui yo la que empezó a registrar esas imágenes familiares”.

Según sus palabras, el interés del proyecto no fue tanto “atrapar a los padres” como “hablar de la subjetividad de esos recuerdos”, para lo cual contó también con la figura de su hermana, “un poco antitética”, así como de texturas y grabaciones de distintas épocas, transitando del vídeo al digital. Javier Cerdá, responsable de la fotografía además de compañero de Tusell en la película y en la vida real, optó en el tratamiento visual por subrayar aún más las diferencias entre los tres tiempos que muestra Video Blues, “saturando la primera parte y desaturando la tercera y última”, para otorgar “más naturalidad según el tiempo se acercaba al presente”.

Montadora de obras tan relevantes como Magical Girl (Carlos Vermut, 2014) o Tiempo después (José Luis Cuerda, 2018), en esta película decidió contar con un segundo montador ajeno a ella, porque mientras su labor técnica en los trabajos dirigidos por otros era “muy sutil y no tan fácil de apreciar”, aquí el resultado “ha sido construido 100% en el montaje”, para lo que decidió acompañarse de Juan Barrero (La jungla interior, 2013). Su presencia fue clave en la decisión final de Tusell de “no dejar nada fuera, contar también lo más duro”, un hecho esencial aquí.

Con todo ello, Tusell no pretende “afirmar una verdad absoluta”, sino reflexionar “sobre la mía propia” y dejar de manifiesto “las sensaciones que van provocando esas imágenes”, que pueden vivirse “de forma muy diferente”. Ahora es el turno del público del FICX para recibir esta historia familiar.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine