Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Andreas Horvath: "El viaje de Lillian es una mezcla de documental y ficción"

Votos

(Total de votos recibidos 34)

(Puntuación 3,09)

rueda el viaje de lillian
Andreas Horvath y Patrycja Planik, director y protagonista de El viaje de Lillian, presentaron a los medios una obra que compite en la Sección Oficial del 57 FICX.
La película es el primer largo de ficción de ambos. Horvath debuta tras una carrera como fotógrafo y autor de documentales como Helmut Berger, Actor (2015), Planik lo hace después de haber estado centrada en las artes visuales. El viaje de Lillian sigue con detalle los avatares del personaje del título, una inmigrante rusa que atraviesa territorios inhóspitos tratando de volver a su país natal. Para el director austriaco, el proyecto surgió a través de “una coincidencia totalmente casual”, cuando estaba en Toronto y “un amigo acababa de descubrir esta historia en Alaska”. A partir de ahí, pensó qué pasaría al adaptar ese relato original, que tuvo lugar en los años 20, “a los Estados Unidos de hoy”.

Centrada en el tránsito, la película opta por ignorar sus antecedentes y negar la palabra a la propia Lillian, siempre en silencio. Horvath declaró que al tomar esta decisión “no tenía ningún guion”, y definió su trabajo como “una mezcla de documental y ficción”. En él todos los personajes, a excepción de uno muy breve que aparece en la primera secuencia, se interpretan a sí mismos y no son profesionales. La presencia capital de Planik surgió tras un proceso muy largo de casting, y cuando Horvath “había visto a setecientas personas y estaba un poco desilusionado”, la actriz, que se definió en un principio “abrumada por el proyecto”, apareció.

La experiencia transformó a Planik, que estuvo “nueve meses fuera de casa” y pudo tener así “un acceso especial al personaje”, así como a su “apariencia verdadera”. Hasta el punto de que, al finalizar el rodaje, se sentía incapaz de desprenderse de Lillian. Se vio entonces “desgarrada de esa realidad que había vivido”, hasta que “una amiga actriz profesional me aconsejó parar esto y salir del personaje”. Además de sostener el peso de la película en su interpretación, la actriz estuvo en todo momento ligada al proceso de “realización, edición y posproducción” junto a Horvath. Tras lo satisfactorio de esta primera colaboración, ambos ya están buscando nuevos proyectos.

Sobre el rodaje en Estados Unidos, complejo por el tema de los permisos que “tenía que gestionar un nativo”, el director aseguró haberse centrado desde el principio en entrevistar y filmar a gente, para así “ganarse la confianza” de los locales, llegando a rodar varias escenas sin permiso “para evitar demoras” y consiguiendo la colaboración del sheriff que aparece en la película, que “actuó como tal durante el rodaje”. Sin embargo, negó haber querido incluir el contexto de la era Trump en la cruda historia de esta inmigrante, porque buscaba más bien “algo atemporal” y “en Nebraska o Iowa las cosas no han cambiado tanto”.

Con la presencia de ambos, El viaje de Lillian se proyectará en el Teatro Jovellanos a las 22:30 de este martes.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2019