Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Nueve miradas en corto

Votos

(Total de votos recibidos 37)

(Puntuación 3,19)

rueda cortometrajes
Los responsables de nueve de los cortometrajes a concurso en la Sección Oficial del 57 FICX tuvieron ocasión de presentar sus respectivos trabajos ante la prensa. Junto a Jorge Rivero, programador del festival, todos ellos definieron sus obras, procedentes tanto del ámbito nacional como del internacional.
En primer lugar, Un fantasma recorre…, del asturiano Tito Montero (El pasado presente), se definió como un relato de “ecos y huellas políticas en la historia”. A través del cruce de un retrato de Jovellanos pintado por Goya y la figura del revolucionario Rafael del Riego, la película “convoca su fantasma” para proponer un complejo ensayo lleno de "capas de densidad: temporal, política y de memoria”.

Por su parte, la costarricense Valentina Maurel se suma en Lucía en el limbo a una interesante generación de autoras de su país (caso de Sofía Quirós, a competición en este 57 FICX con Ceniza negra). Compartiendo inquietudes con muchas de ellas, Maurel aborda, haciendo uso de “una mirada feminista muy especial”, el despertar a la sexualidad de una adolescente, mostrado a través de su pérdida de la virginidad, “un tema que trasciende las lógicas del deseo”.

Léna Garrel protagoniza Les immortelles, dirigida por su madre Caroline Deruas (ya presente en el 55 FICX gracias a su largo Daydreams). Rodada en tres días y partiendo de una idea de largometraje, esta película “delicada, política y con un punto fantasmagórico" surgió de una experiencia real que marcó a la cineasta, la de "perder a su mejor amiga con 17 años". A través de tal vivencia, Deruas desarrolló una historia "en torno a la relación que se tiene con la muerte cuando eres así de joven", y la necesidad de "tejer lazos con las personas perdidas".

Otro conocido del FICX es Mauro Herce, uno de los directores de fotografía más destacados de Europa (O que arde) y autor del largo Dead Slow Ahead (2015). Precisamente de los brutos de la filmación del mismo surge su nuevo trabajo Lonely Rivers, que opta por "recuperar sus temas desde otro lugar", en "un juego de correspondencias casi opuesto al de entonces". De este modo, si allí Herce entraba en el terreno del documental etnográfico, ahora propone "un musical", a través de la sala de karaoke del barco que mostraba aquel largometraje, y preservando del mismo “la impresión de no-tiempo” sugerida por ese espacio.

Aunque Ariane Labed es notoriamente conocida por sus trabajos como actriz en obras de autores como Yorgos Lanthimos, dentro de su salto a la dirección con Olla no interpreta ningún personaje. Definió su propuesta como “el retrato de una mujer desde el momento en el que se ve como objeto de deseo hasta su liberación”, y afirmó que “siempre quiso hacer cine”, pero que le ha costado tiempo verse “preparada para hacerlo”. Alejado del realismo, su cortometraje, alumbrado tras un proceso de escritura “de dos años”, pretende concentrar en sus imágenes una serie de “sentimientos contradictorios sobre la feminidad”.

Otra directora, la holandesa Victoria Warmerdam, aborda también temas ligados a la identidad, pero desde una óptica muy distinta a la de Labed. Su Short Calf Muscle cuenta la historia de un hombre que descubre que es un gnomo, para “tocar temas que pueden estar unidos a este cambio, como el racismo o la soledad”. En el corto existe la crítica a una sociedad “aparentemente educada y modélica, pero con mucha hipocresía”, y se muestra “cómo a veces miramos a los niños o discapacitados como seres estúpidos”.

En El infierno y tal, Enrique Buleo se aproxima, “con humor negro” al momento esperpéntico que vive una mujer en su vida, en “una historia bastante macabra”. Para el cineasta, procedente de un pueblo de Cuenca, esta “mezcla de comedia y tragedia” le resulta completamente natural, porque en La Mancha “se hace con una naturalidad pasmosa”. Asimismo, en este trabajo le interesó mostrar “cómo en nuestro día a día cotidiano podemos convivir con la hostilidad más grande”.

A diferencia de los anteriores cortos, Leaking Life entra de lleno en el terreno de la abstracción. Shunsaku Hayashi, autor multidisciplinar que empezó su carrera como pintor, desarrolla su obra “en una intersección entre pintura, animación y cine experimental”. Gracias a su proceso complejo de pensamiento creativo, que el autor vive “casi como si fuera un psicoanálisis”, imprime un inmenso nivel de detalle al juego de textura de cada cuadro.

También animada es Metamorphosis, primer corto como directores de los experimentados Carla Pereira y Juanfran Jacinto, ambientado en “un universo de cuento gótico”. Óscar Rodríguez, parte de su equipo, contó que la pareja de autores cuenta con “una estética y un diseño característicos”, y que este debut es “distinto a casi todo lo que han hecho”. Desechando la duda habitual entre “renunciar a la estética o al tipo de animación”, ellos optaron por contar con ambas cosas, lo que les podía dar “bastantes problemas”, pero el resultado fue satisfactorio. Como el resto de los citados, estos días puede verse en uno de los programas de la Sección Oficial del 57 FICX.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2019