Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Charo López: El Cine y la Vida

Votos

(Total de votos recibidos 268)

(Puntuación 2,99)

charolopez
Rueda de Prensa
A Charo López (Salamanca, 1943) le gusta el Festival Internacional de Cine de Gijón porque "esta clase de eventos hacen que tengas la ilusión de que la cosa aún funciona, de que no ha aparecido la crisis y de que el cine sigue estando igual que siempre".


A Charo López le gusta Asturias porque "es una tierra donde me han ocurrido muchas cosas buenas, todas en el ámbito profesional". A Charo López, por último, le gusta recordar a Nacho Martínez, compañero de reparto suyo en Los pazos de Ulloa, La fiebre del oro y Si te dicen que caí y "un amigo excepcional, una persona llena de juventud y de alegría, y una persona con la que era un gusto trabajar". La mención venía al caso: la actriz compareció ayer en Gijón para recoger el premio que lleva el nombre del actor mierense y que este Festival entrega cada año en reconocimiento a toda una trayectoria.


Ella lo aceptó "por el compromiso de afecto que tengo con su memoria".

Pero no todo fueron bendiciones. Charo López se mostró especialmente crítica con la situación actual del cine en España: "ni yo llego al cine ni el cine llega a mí, y ahora menos que nunca porque no se está haciendo cine", llegó a decir. También habló sobre el empobrecimiento en que la crisis económica está sumiendo al séptimo arte patrio.


"Tengo ganas de hacer cine, pero la cosa está mal. Para hacer cine es imprescindible que haya dinero, y ahora no lo hay y yo no soy nada optimista con esta situación; si lo fuese sería una mema", añadió, para terminar deseando "que todo vuelva a su cauce y podamos volver a trabajar como siempre". Ella, por si acaso, aseguró que "si viniese una chica a preguntarme qué tiene que hacer para ser actriz, le diría que vuelva a su casa y se tranquilice".

Por Miguel Barrero / foto por Isabel Permuy